Departamento de prevención de incendios

Debido al crecimiento de la ciudad y, de forma especial la creación y el mejoramiento del sector fabril en el área, se vio la necesidad de desarrollar una sección que conozca y controle los riesgos que esto conlleva, sentando las bases para la creación del  Departamento de Prevención Contra Incendios del Benemérito Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cuenca, el día 1 de Octubre de 1981. A partir de su inicio, y superando varios obstáculos, se logró crear conciencia de seguridad entre los empresarios de  la ciudad; y como resultado, se pudo observar que la cantidad de incendios disminuyó.

La misión del Departamento no sólo está dedicada a prevenir incendios. Tiene presente que la labor de los Bomberos engloba áreas mucho más grandes, como son el manejo de emergencias médicas, manejo y control de emergencias con productos químicos peligrosos, y en fin, varias circunstancias, por las que se solicita nuestra asistencia, respondiendo inmediatamente y teniendo, muchas veces, que solucionar problemas que no están precisamente relacionados con la especifica labor de un Bombero.

Por esta razón, el personal del Benemérito Cuerpo de Bomberos debe tener conocimientos sobre el manejo de los diferentes tipos de incidentes; y, de manera importante, el cómo evitarlos, si suceden;  el cómo manejarlos; mitigando o minimizando sus consecuencias; y, finalmente, como un punto muy importante, la legislación que rige, según el tipo de incidente.

El Departamento de Prevención de Cuenca está constantemente estimulando en la ciudadanía la toma de conciencia, frente a la emergencia; y lo hace, de forma personalizada, esto es, revisando, cuadra a cuadra la ciudad; solicitando, ya sea en viviendas, comercios, industrias y transportes se cumpla con las disposiciones de seguridad, para la protección de vidas, bienes y el ambiente.   Esta labor requiere de una preparación constante por  parte  de  quienes   trabajamos en prevención, esto es: conocimiento de nuevas tecnologías, métodos actualizados de control  y normas que, por lo general, tienen variaciones, cada año.

Muchos lugares donde se tiene sistemas de seguridad, como extintores o redes muertas de extinción, el personal que labora o vive en estos sitios no conoce su funcionamiento, o ni siquiera sabe que existen. Debe exigírseles que, al menos cada año, se realice pruebas del manejo de sus sistemas y se cree planes de contingencia.

Los detectores de humo tienen que ser mucho más obligatorios que los extintores de incendios, debido a que un sistema rápido de alarma comenzará una evacuación inmediata y eficaz del edificio, dejando las labores de extinción a la gente que sabe como hacerlo. En este punto, se debe tener presente que a mayor causa de muerte en estos incendios es debido a la asfixia, por inhalación de humo; así, si  la gente usa el tiempo que tiene para evacuar o pedir ayuda, dedicándose a combatir el incendio, corre el riesgo de quedar atrapado.

La mayoría de incendios, de gran magnitud, ocurre cuando la gente abandona sus viviendas o trabajos, siendo, como un ángel guardián, el correcto funcionamiento de los detectores de humo.

En edificaciones, con grandes áreas de ocupación,  es importante que los ocupantes puedan salir rápidamente, en caso de un siniestro; por lo que se exige la señalización adecuada, de forma que siempre sea visible y dirija a los ocupantes hacia las salidas. Además, se debe instalar luces de emergencia, con un sistema autónomo de energía, en gradas y pasillos.

Todos los requerimientos exigidos para la aprobación de seguridades están basados en las normas INEN o la NFPA, cuando la norma ecuatoriana no los cubra. Los inspectores están constantemente preparándose y listos para poder transmitir su conocimiento, mediante charlas o durante las inspecciones. Además, existe coordinación con varias instituciones públicas y privadas, para tener control sobre los problemas que son creados en la ciudad, en cuanto se refiere a la rama de prevención.

Un problema, que podría derivar en grandes siniestros, es la falta de seguridades en edificios pertenecientes al Estado; debido a cuestiones de presupuesto, la seguridad es considerada intrascendente. Es necesario el cambio de mentalidad de la ciudadanía, que esta acostumbrada a que, “mientras no pase una desgracia, no se toma medidas correctivas”

El Departamento de Prevención del B. Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Cuenca tiene sus puertas abiertas, para absolver cualquier consulta, respecto a seguridades y control de emergencias, colaborando con el desarrollo responsable de la ciudad y sus habitantes.

Es necesario el cambio de mentalidad de la ciudadanía, que esta acostumbrada a que, “mientras no pase una desgracia no se toma medidas correctivas”